Skip to content

Off-topic

Teruel es una delicia en primavera. Al marcharte echas de menos sus fuentes, hay caños en casi todas las esquinas, bajo el Torico y en todas las plazas de Rubielos de Mora, y de Mora de Rubielos, y de Alcalá de la Selva… En Concud los restos fósiles dejan un rastro blanco en la roca. Sus campos de trigo invitan a la felicidad.

(A mis -inexistentes- lectores infantiles: no os perdáis Dinópolis: hay un dino en cada esquina ; o )

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.