Skip to content

Soneto 73

Vuelven las efemérides (prima). El 29 de junio de 1613 se incendió The Globe, el teatro donde se estrenaron las principales obras de Shakespeare (¿el que recrean en Shakespeare in Love?). Si el soneto XXIII es el mejor de Garcilaso, en el caso de Shakespeare se dice que es el LXIII. Ahí va, en español:

Puedes contemplar en mí esa estación del año

en que las hojas amarillas, unas cuantas o tal vez ninguna,

penden de las ramas que tiemblan bajo los vientos fríos,

coros desnudos y desolados, donde poco ha cantaban gentiles ruiseñores.

Ves en mí el crepúsculo del día,

cuando se funde en el ocaso tras la puesta del sol,

y que extingue poco a poco la sombría noche,

segunda persona de la muerte, que sella todo con el reposo.

Ves en mí el resplandor de un fuego

que yace sobre las cenizas de su juventud,

como sobre el lecho mortuorio en que debe expirar,

consumido por la llama que le nutría.

He aquí lo que percibes,

que robustece más tu amor,

para amar tiernamente lo que habrás de abandonar dentro de poco.

Aquí hay buenas traducciones de los mejores sonetos de Shakespeare.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.