Skip to content

Dentro de la botella

Como me descuide, este weblog puede acabar subtitulándose “Camino de perfección”. El caso es que he terminado ahora Ella, maldita alma, y me ha gustado, como siempre, ese tono tan próximo de Manuel Rivas, su literatura de buenos sentimientos, no sé si consciente o no.

Me intrigan mucho los motivos que llevan a algunos a darse a la bebida, no el hecho de beber para pasar un buen rato sino el estado de ánimo de quienes acaban alcohólicos. Por eso he anotado estas líneas de Ella, maldita alma:

Hay quien introduce barcos en una botella. También he visto quien mete escaleritas. Pero el arte que más cautiva es el de meterse uno mismo (…) La vida, desde el fondo de la botella, es como el haz de luz de una linterna de policía en los ojos. A mí me costó mucho, muchísimo trabajo, alzar la mirada, quizá porque no tenía ningún interés en hacer esa ruta de regreso a la vida. Me daba más miedo la gente que la bebida.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.