Skip to content

Riders on the Storm

Los de tierra tienen unas ideas muy peregrinas sobre el mar. Le hacen poemas, y cosas así. Pero yo, con el mar, ni palabra. Él ahí y yo aquí.

Después de tantos poemas dedicados al mar, de llamarlo de tantas formas y de buscarle tantos simbolismos, es muy instructivo ver cómo hablan de él los pescadores en Jinetes en la tormenta, uno de los relatos de Ella, maldita alma, de Manuel Rivas:

En esos versos de señoritos tratan al mar de amante y cosas así. Tonterías. Y afirman esos entendidos del carajo que los pescadores lo tenemos por hembra, y que siempre decimos “la mar”. ¡Y una mierda! El mar es un cacho cabrón. El mar es una cárcel. Peor que una cárcel. Ni siquiera hay vis-à-vis.

Hoy, Sísifo on the road habla también del mar, pero de otra manera.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.