Skip to content

Post andalusí

Me marché de Granada cargada de dulces andalusíes y pensando, como sospechaba, que soy más mora que cristiana. En enero Granada habla japonés, me imagino que las guías turísticas concentran su atención en el recinto de la Alhambra, porque el Albaicín y el Sacromonte, sobre todo el Sacromonte, estaban despejados y en calma.

Granada ha sido para mí la shawarma, los patinetes eléctricos, los semáforos perezosos, los gatos que se dejan acariciar por la Alhambra, esta pulsera que no me quiero quitar, el té paquistaní, el Día de la Campana y Albaicín, mucho Albaicín. También es un poeta granadino que sabe contar lo incontable, Luis García Montero:

Soy más feliz que yo, no es mi costumbre.
Tuve miedo a saberlo.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.