Skip to content

Mi vida sin mí

Dice Isabel Coixet que, después de rodar My Life Without Me, se ha quedado vacía. Yo, después de ver la película, me he sentido vacía. A pesar de la dureza de la idea de partida, es una película dulce y muy esperanzadora, demasiado. Como si pidieras tres deseos y te los concedieran todos en un santiamén.

A los que aman era para llorar sin parar, en Mi vida sin mí empiezas a llorar en el instante en el que llora la protagonista, ya bastante avanzada la cinta.

Dice Leonor Watling que Ann, la protagonista, sabe que va a morir en menos de tres meses, pero que todos sabemos que vamos a morir, a lo mejor mañana mismo, o dentro de una semana. Falta que nos lo recuerden.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.