Skip to content

Cena de esnobs

El manuscrito era desmesurado, áspero, imposible de descifrar por la cantidad de correcciones, de tachaduras y de signos incomprensibles. Hojeando tal engorroso paquete de hojas, Gide se aburrió leyendo la descripción de una cena en casa de unos esnobs durante páginas y páginas. Y el autor quería publicarlo todo, sin cortar.

El autor era Marcel Proust; el que se aburrió, André Gide; el manuscrito, el de En busca del tiempo perdido. Es un extracto de Gaston Gallimard, la biografía sobre el editor francés escrita por Pierre Assouline. Habría que leerla. Hoy, en La Vanguardia.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.