Skip to content

Los placeres y los días

Decía Proust en Los placeres y los días que la mar tiene el encanto de las cosas que no se callan por la noche, que son para nuestra vida inquieta como un permiso para dormir, como la lamparilla de los niños pequeños, que se sienten menos solos cuando brilla.

… pues a una ciudad con mar me voy, a mi preferida. ¡Hasta pronto!

P.D.: ¿Alguien sabe en qué universidad de Londres puedo hacer un curso de verano que no sea de idiomas?

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.