Skip to content

Mes: Septiembre 2003

Shocking?

He estado fuera. Vengo de la humillación y el fracaso total, he subido escalando una celda tras otra, enfrentándome a un millón de contratiempos y descalabros. No me imagino volviendo atrás.

Esa frase aparece en letras grandes en una página del cuaderno de prensa de la colección de Locking Shocking para el verano que viene. Es una colección dedicada a William Burroughs. Si tuviera 16 años, me hubiera gustado la idea, como a todos los modernos que estaban viendo el desfile. Pero sentí vergüenza ajena, con esa sensación de que hay escritores que hay que superar con la edad. No le quito mérito a Burroughs, y me gustó la ropa de Locking Shocking, pero me hace reír ver camisetas con su rostro, o su foto colgando de los collares.

Deja un comentario

Grados de felicidad

En la foto en la que se las ve juntas, Virginia se inclina hacia Vita como un jacinto a punto de romperse, a punto de desaparecer. Vita mira, con ojos de anticipación triste o amenazante, hacia otro lugar del jardín, el parterre que Virginia iba a dejar vacío después de su breve y milagrosa floración. (Luisa Castro, hoy, en El País Semanal)

Se dice que Virginia Woolf conoció gracias a Vita Sackville-West la sensualidad que hasta entonces sólo había explorado en su literatura. Detalles biográficos aparte, no hay duda de que los escasos momentos de intensa felicidad que uno puede alcanzar inspiran algunas de las mejores páginas de Virginia. Esos momentos, y su impacto en nuestro recuerdo hasta el final. Es una constante en sus novelas.

Para mí es una obsesión. No sé en qué momento de tu vida empiezas a discernir cuáles fueron esos momentos. Siempre, hasta el último minuto de la vida, hay espacio para la felicidad, pero esos milagros se manifiestan como mucho dos o tres veces en la vida. Porque hay grados de felicidad. ¿Cuántos de esos milagros tengo ya en mi trayectoria, si es que los tengo, y cuándo vendrá el siguiente, si es que va a llegar? De momento, disfruto no sabiéndolo.

Deja un comentario

¿Qué tienen en común?

Jorge Semprún

Gabriel García Márquez

Joaquín Sabina

Juan Goytisolo

Harrison Ford

Susan Sontag

Chavela Vargas

Miquel Barceló

Carlos Barral

Fernando Savater

Deja un comentario