Skip to content

La joven de las naranjas

Carpe diem, sí. Es importante que los adolescentes se den cuenta de lo valiosa y breve que es la vida. Cuando escribo historias como ésta para jóvenes, algunos me preguntan que por qué son tan tristes, pero a la vez me dicen que también te confirman en al auténtico valor de la existencia.

Lo dijo Jostein Gaarder el sábado en Babelia a propósito de su nuevo libro, La joven de las naranjas. A mí me gustaría que, de la misma forma que cuando eres pequeño empiezas a saber que un día puedes ser rico, guapo o poderoso, te advirtieran de que también un día llegarás a la vejez. Y que será un momento en el que difícilmente serás guapo y para el que estaría bien llegar preparado.

Desde la adolescencia me preocupa el culto a la juventud. Lo veo como tirar piedras sobre nuestro propio tejado. No es conveniente rechazar aquello que llegarás a ser. Es saludable pensar en el propio declive, te protege contra el patetismo de la madurez mal asimilada.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.