Skip to content

2005

El tiempo no tiene divisiones que marquen su paso, nunca hay una tormenta o un fuerte sonar de trompetas que anuncien el comienzo de un mes o un año. Incluso cuando empieza un siglo nuevo, somos los mortales quienes hacemos repicar las campanas… (La montaña mágica, Thomas Mann).

¿Cómo notaremos, entonces, que estamos en otro año?

– al escribir una fecha

– al decir “este año”

– al hablar de “este verano” (¿el último? ¿el próximo?)

– al usar un calendario

– al tomar nota en la agenda… que ya no nos sirve

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.