Skip to content

Mes: Noviembre 2005

El sol

La influencia de las casas en quienes las habitan bien podría ser objeto de investigación científica… Nuestros padres, sin duda, se habrían reído de esta especulación (lo dice Lytton Strachey en Lancaster Gate).

Llevo apenas unos días en esta nueva casa y ya no podría prescindir de su luz. El sol es como un habitante más, se cuela por todas partes y casi te obliga a moverte por ella ¡con gafas de sol!

Juan Cruz dijo hace poco en Channel nº4 que siempre evita la luz cenital, porque te muestra tal como eres: convierte el rostro en el auténtico espejo del alma.

Deja un comentario

Tiempo para ser poetas

El poeta Adam Zagajewski dice hoy en El País:

Leer poesía tiene una dificultad: a veces no puedes corresponder. Leerla requiere mucha energía. El lector de poesía también es un poeta, un poeta que ha decidido no explicarse. Por eso la poesía no tiene grandes tiradas: en cada generación hay sólo un grupo de gente que puede responder a la poesía. Hay que estar despierto para ser despertado.

Me temo que, más que llevar un poeta dentro, lo que necesitamos para poder responder a la poesía es tiempo y calma. En este instante, con tantas horas muertas por delante y ningún compromiso laboral, y a pesar de no tener madera de artista, hasta me siento un poco poeta 😀

Deja un comentario

Dones

Cuando cumplí cuarenta años di en sentir que no podría yo ser más vieja, que no lo resistirían ni mi vanidad, ni mi cintura. Después, me acostumbré…

En este blog me he detenido decenas de veces a contemplar los retratos que hacen los autores del envejecimiento. En Don de tiempo, Ángeles Mastretta le quita hierro al paso de los años, que a fin de cuentas padecemos lo mismo las mujeres que los hombres, aunque estos últimos crean disimularlo mejor.

Para Mastretta, dejar atrás la juventud de uno supone el regreso a las libertades de la infancia y alcanzar el derecho a hacer lo que se le pega su gana:

Ya hoy, veinte años después de los veinte me digo que era un cretino el hombre que me quitó el sueño de entonces, sé que algunos de mis maestros no eran genios y que otros eran más bien torpes, me digo y digo que no me gusta cierta literatura y que ni modo, que en el sesenta y ocho estaba yo en la luna en vez de estar marchando en una manifestación del silencio, que en el setenta todavía no había leído ‘Rayuela’, que me moría por un pase para la muestra de cine y que a Borges lo empecé a querer con los años.

Deja un comentario

Lo que siento

Trabajo para que entre lo que hago, lo que digo y lo que siento no haya ninguna diferencia. Creo que es una lucha que no se acabará nunca.

… como decía decía hace poco Isabel Coixet. ¿Alguien se atreve?

Deja un comentario

De regatas

No es el Mediterráneo, sino la ría de Pontevedra el pasado fin de semana, a punto de iniciarse la primera salida de la Volvo Ocean Race. Decenas de embarcaciones rodean al Movistar (con el rey a bordo) y el Piratas del Caribe (con la infanta Cristina como tripulante).

Deja un comentario