Skip to content

Mentirosa

Aprendí a mentir con la imaginación, a inventar con la imaginación.

Lo ha dicho Nélida Piñón en una reciente entrevista publicada en Qué Leer. A mí no me cuesta mentir, he mentido tanto que ya no hay marcha atrás. No grandes mentiras, sino pequeñas invenciones, en general agradables y siempre a medida del interlocutor. Me pregunto: ¿sin imaginación se puede mentir? Y si para mentir hace falta imaginación, ¿tienen razón quienes me dicen que utilice mis fantasías para hacer algo creativo en vez de para maquinar mentiras?

Siempre digo: Homero, yo no existo si tú no existes.

En este post también he mentido un poquito…

One Comment

  1. Anonymous Anonymous

    prueba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.