Skip to content

Mes: diciembre 2005

Pálida luz en las colinas

Aunque un hombre trabaje y se entregue a un lugar determinado, al final lo que desea es volver al lugar que le vio nacer.

El regreso en tren a Madrid lo he dedicado a la lectura. El primer tramo, entre Barcelona y Lleida, me he centrado en leer el paisaje: el mar agitado, las playas -ahora invernales- entre Sitges y Tarragona, y el Pirineo, imponente. Después de vivir ya tanto tiempo en secano, cada vez que tengo el mar a la vista me siento incapaz de dedicarme a otra cosa que no sea a contemplarlo.

Materialmente, una madre puede darle a su hijo todo lo que le haga falta, pero lo que necesita para criarlo es tener una actitud positiva.

Entre Lleida y Madrid el paisaje no acompaña (tanta aridez me inquieta) y me dedico a leer un libro de principio a fin. Esta vez le ha tocado a mi autor del momento: Kazuo Ishiguro. Su Pálida luz en las colinas es todo sutileza y contención, un canto a la compasión (esa triste comprensión de la que hablaba Kerouac) que se inicia poco después de que la bomba arrasara Nagasaki.

Cerca de nuestra casa pasaba un río y, en una ocasión, me contaron que antes de la guerra se había formado una aldea a la orilla del río. Pero después cayó la bomba y sólo quedaron ruinas carbonizadas…

1 Comment

Un libro abierto

De nuevo en Barcelona.

El gran libro siempre abierto y que hay que hacer el esfuerzo de leer es el de la Naturaleza; los otros libros han sido extraídos de éste y además contienen las equivocaciones y las interpretaciones de los hombres.

Son palabras de Gaudí que yo (como casi siempre hago con las citas) voy a sacar de contexto para argumentar mis sensaciones: por más libros que se escriban, la naturaleza siempre será mi lectura favorita 😀

Leave a Comment