Skip to content

En danza

El sábado fui al Mercat de les Flors a ver a Mikhail Baryshnikov y su compañía en el montaje Hell’s Kitchen Dance. Aunque poco aficionada a la danza, las veces que he asistido a una función me he quedado embobada, y el sábado no fue una excepción.

Lo que más me costó fue desligar al Baryshnikov bailarín de Aleksandr Petrovsky, su personaje en Sexo en Nueva York: el último y molesto flirt de Carrie, que casi la encierra en una torre de cristal parisina. Olvidado el petulante y cursi Petrovsky, me enternecí con la danza contenida del bailarín enfrentado a un vídeo de su juventud. Baryshnikov bailaba consigo mismo proyectado en la pared con 40 años menos, señalaba los virtuosismos del pasado con gestos cómicos (una mano en los riñones, una cabezada de “esto ya no lo puedo hacer”…) y nos mostraba lo que pierdes con la edad, y todo lo que ganas.

Salí de la sala decidida a hacerme con la música que acompañaba el tercer acto del espectáculo: Come In, de Vladimir Martynov. Me hubiera pasado toda la noche escuchándola.

4 Comments

  1. París59 París59

    Has de ser muy joven, Hormiga, para resistir un espectáculo como el que cuentas sin llorar tanto que quedes con los ojos lavados y sin poder contarnos ese espectáculo sublime y terrorífico. O muy joven; o varias veces centenaria.
    En cualquier caso, brindo por ti con esta cerveza que va a ser mi única cena. Y espero que me maree y pueda montar mi danza del ya no puedo mientras, poco insomne, me dejo dormir.

    Gracias por el post.

  2. La Hormiga ReMolona La Hormiga ReMolona

    Gracias a ti, Paris59! Me intriga esa cerveza…

  3. nreska nreska

    Curioso, el personaje de Petrovsky me fascinaba…tal vez porque no podía dejar de ver al mito de la danza. 🙂

  4. PIlar M Clares PIlar M Clares

    Me encanta este hombre, me parece interesantísimo y atrevido. Tu blog también lo es.
    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.