Skip to content

Mala iluminación


En el número de enero de AD, la diseñadora textil Allegra Hicks comenta que en su casa está prohibida la mala iluminación.

En la mía también. Rechazo la luz intensa que procede de un único punto, temo quedarme bizca. Y la luz exageradamente blanca me hace fruncir el ceño, algo que procuro evitar. Me conformaría con la luz natural, que no es poco, y velas.

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.