Skip to content

Mes: Noviembre 2008

Mañanera

No hay final, no hay comienzo. Sólo existe la infinita pasión por la vida (Federico Fellini).

Si la salud acompañara, ¿sería posible no cansarse nunca de vivir?

Para mí la infinita pasión por la vida es lo que siento cuando me levanto a las 7 los sábados y domingos. Despertarme más tarde ya lo siento como una derrota. No puedo creer que un día, ya jubilada, tenga todas las mañanas del mundo para mí. En ninguna hora del día tengo más ganas de leer, aprender, documentarme sobre cualquier cosa, salir a la calle, recrearme en el desayuno, coger el coche e inventarme recados y viajes…

(Todo esto considerando -lo cual está muy en duda- que el sistema soporte el peso de la jubilación de los de mi generación tal como ha soportado la de quienes hoy tienen 70).

1 Comment

La poesía, en silencio

Se me han subido los colores con este vídeo. Sabía que me pasaría, y por eso he esperado hasta hoy para verlo.

Para mí es una pequeña tortura oír a alguien recitar un poema. Cuanto más sobreactúa peor lo paso. Solo lo puedo soportar cuando lo lee el propio autor, y a duras penas.

A pesar de que estoy encantada con la iniciativa de El País, tiene un aroma caduco, de falta de savia nueva, muy sonrojante. Compraré la colección, sin embargo, por el placer de (re)encontrarme cada semana con uno de los grandes.

Lleva razón Sabina cuando recomienda a Jaime Gil de Biedma “porque es un poeta para que se acostumbren a la poesía los que creen que no les gusta la poesía”.

1 Comment

Describir y opinar

El drama literario siempre es el mismo: es mucho más difícil describir que opinar. Infinitamente más. En vista de lo cual todo el mundo opina (Josep Pla en El cuaderno gris).

Ese día en el que seas capaz de describir todo será cuando empieces a dominar el idioma. Al principio una pasa de puntillas sobre las cosas que no entiende o no sabe explicar. El truco es viejo y, si estás en el oficio, lo hueles a la legua cuando otros lo hacen. Es muy habitual.

Un día te descubres capaz de describir casi, casi todo. Pero tampoco es el final del camino, porque aún queda hacerlo con toda la claridad del mundo.

Y más adelante todavía quedará el reto de expresar eso mismo igual de bien de viva voz y sin artificios. Para mí es la parte más difícil 🙁

3 Comments