Skip to content

Mes: Mayo 2009

Un desierto nuevo

Es lamentable que la inteligencia política del hombre esté 100 veces menos desarrollada que su inteligencia científica.


Dice Luis García Montero en Inquietudes bárbaras que son las obras de ficción las que crean las imágenes que almacena nuestra memoria sobre acontecimientos del pasado o sobre épocas históricas.

Las ocasiones de hacer pensar a los hombres siempre son buenas.

Las pruebas nucleares de Corea del Norte me traen imágenes de una de mis últimas lecturas: Hiroshima mon amour, de Marguerite Duras. En este guión que llevaría al cine Alain Resnais tanto los diálogos como las acotaciones son fragmentarios, oníricos, como gestados segundos después de explotar la bomba en la ciudad que le da título.

Un hombre está muriendo porque hace años que no puede dormir…


Soñar que no ha pasado, querer dormir para no recordar, no pensar en el horror pero soñar con él invariablemente, y, al final, hallar esperanza:

Panorámica de una foto de Hiroshima tomada después de la bomba, un “desierto nuevo”, sin ninguna semejanza con los demás desiertos del mundo (…) Al segundo día, dice la historia, determinadas especies animales resurgieron de las profundidades de la tierra y de las cenizas.

Deja un comentario

Gatos

No lo sabía: leo en The Guardian que Cats, el archiconocido musical de Andrew Lloyd Webber, está inspirado en una obra de T.S. Eliot, Libro de los gatos sensatos de la vieja zarigüeya*.

Y descubro también que tras la tormentosa relación con Viv (Vivien Haigh-Wood) protagonizó una historia conmovedora junto a Valerie Fletcher que me recuerda a Lo que queda del día, esta vez con final feliz.

Un poema gatuno de Eliot:

Cómo llamar a un gato

Ponerle nombre a un gato es harto complicado,
desde luego no es un juego para los muy simplones.
Pueden pensar ustedes que estoy algo chiflado
cuando digo que al menos ha de tener tres nombres.
Lo primero es el nombre que le damos a diario;
como Pedro, Alonso, Augusto o Don Bigote;
Como Víctor o Jorge o el simpático Paco.
Todos ellos son nombres bastante razonables.
Los hay más bonitos y que suenan mejor
para las damas y los caballeros,
como Admetus, Electra, Démeter, o Platón,
pero todos son nombres demasiado discretos.
Y un gato ha de tener uno más especial,
que sea peculiar, algo más digno.
¿Cómo, si no, va a alzar su rabo vertical
o atusar sus bigotes y mantenerse altivo?
De nombres de este tipo os puedo dar un quórum
como son Mankostrop, Quoricopat o Qaxo,
también Bamboliurina o, si no, Yellylorum,
son nombres que jamás compartirán dos gatos.
Pero a pesar de todo, nos queda un nombre más,
y ése es el que tú nunca podrás adivinar,
el nombre que los hombres jamás encontrarán.
Que SÓLO EL GATO LO SABE y no confesará.
Si un gato ves en meditación,
el motivo nunca te asombre.
Su mente está en contemplación
de la Idea Una de su nombre.
Su inefable, efable,
efainefable,
único, oscuro, inescrutable Nombre.

* Zarigüeya: Mamífero marsupial de tamaño mediano o pequeño y aspecto que recuerda a la rata. Las extremidades tienen cinco dedos y las de atrás el pulgar oponible; la cola es prensil, lisa y desnuda. Es mamífero nocturno y omnívoro, que hace nido en los árboles y su preñez dura trece días

3 Comments

Lengua de precisión

Me admira de los lingüistas la precisión al elegir las palabras. ¿Quién podría hacerlo mejor? Inés Fernández Ordóñez, académica de la lengua española, explica así las deficiencias en el uso del español:

La salud de una lengua viene determinada en gran medida por el número de hablantes que tiene, y el español, como lengua que hablan millones de personas, tiene una salud estupenda. Otro problema diferente es si el dominio de la lengua de la cultura escrita se ha empobrecido en los últimos años.

Sobre el laísmo, el leísmo y el loísmo:

Creo que la gente debe hablar según el sistema pronominal que tiene por su lugar de nacimiento. La Academia no recomienda ciertos sistemas porque no tienen una implantación mayoritaria en el mundo hispanohablante, y el más generalizado es el que distingue el caso de acuerdo con la posición sintáctica del objeto. Pero no soy prescripcionista, creo que son formas alternativas de hablar que corresponden al lugar en el que uno ha nacido.

Deja un comentario

Elixir de juventud

Una de las canciones más alegres de Antonio Vega:

Su forma de cantar “casi a escondidas” -recién escuchado en Radio 3- siempre nos dejaba con ganas de más.

Deja un comentario

En mis afueras vivo

Que es una versión actualizada y suburbana de aquel Vivo sin vivir en mí, y tan alta vida espero

Almagre del azar, almagre artífice,
oxida en mí,
que tiemblo a cielo raso,
enmohéceme más,
que en mis afueras vivo.


Hay una poesía para leer de día y otra para la noche. Fuera de mí, de Carlos Marzal, es diurna.

Marzal pone imágenes nítidas al lado de los conceptos elevados, para aligerar los versos más “escarpados”:

De cuanto no sabemos,
de cuanto el mundo oculta,
de cuanto se resiste a nuestro idioma,
hemos venido a hablar en agua fresca.

Pasas de contener la respiración a inhalar todo el aire que cabe en tus pulmones.

Pan que se besa, cuando cae al suelo,
pan que nos besa, cuando está en la boca.

Yo también beso el pan instintivamente si se cae al suelo o si lo voy a tirar. Así de arraigada tengo esa costumbre.

Deja un comentario