Skip to content

Sin oropeles

Henry James era el tipo de escritor que cuando pensaba una frase bonita la apuntaba, y le iba añadiendo oropeles hasta alargarla mucho (leído en El Mundo).

Mi trabajo favorito es el opuesto: partir de una frase cargada de oropeles y depurarla hasta que cada palabra sea imprescindible. Le quito los ademases, sin embargos, no obstantes, peros que no son peros, asíes, asimismos, giros televisivos y aturullamientos. El resultado ideal es una frase tan bien escrita que no reparas en el estilo.

2 Comments

  1. Paco Paco

    Vamos, que te quedas con las esencias, ¿no?

  2. rosa zafra rosa zafra

    Creo que no solo Henry James utiliza los oropeles.
    Ahora con tanto semanario dominguero, donde piden que escriban 30, 60, …. lineas, no hacen mas que meternolos a troche y moche.
    Lo dificil es hacer lo que tu haces depurar el escrito, para eso ahi que utilizar mucho la cabeza y calentarsela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.