Skip to content

Mes: Agosto 2009

Adiós, agosto

Es agosto, la estación tonta, el momento en que la gente de la moda (sobre todo en Italia) se va de vacaciones. Nadie quiere pensar sobre la ropa; la gente apenas tiene ganas de vestirse por la mañana. No quiere escuchar la opinión de nadie sobre el tema. Quiere irse a nadar.

Lo dice Vanessa Friedman en el Financial Times. No es cierto, ni por asomo, pero yo lo suscribo. Aquí y ahora me resisto a comprar ropa. Tiempo muerto.

Deja un comentario

Sterling Cooper vs Star Wars

John Hamm y January Jones, caracterizados como Don y Betty Draper
John Hamm y January Jones, caracterizados como Don y Betty Draper

Matthew Weiner es el creador de Mad Men y durante un tiempo fue guionista de Los Soprano. Un reportaje de Vanity Fair disecciona la forma de trabajar de este obseso de los detalles. Son siete páginas que he leído de un tirón, prueba de que, cuando el contenido es interesante, en Internet se lee tanto como en papel.

He visto el primer capítulo de la tercera temporada de Mad Men y me sigue produciendo el mismo impacto que una gran novela. Weiner reconoce que no sabe hacia dónde se dirige su criatura porque no pensó que duraría más de una temporada. Y, a pesar de ello, los personajes ganan en matices -y en oscuridad- y la trama se ramifica de forma suculenta.

Matt Weiner creó Mad Men en homenaje a sus padres, en un intento de reconstruir el mundo de su juventud. Lector precoz de El guardián entre el centeno y gran conocedor del cine de los 50, su reacción adolescente tras ver Star Wars explica su exigencia en la composición de personajes (con perdón):

Recuerda haber visto Star Wars cuando se estrenó, en 1977: “Dios, mi amigos estaban locos por esa película. La primera vez la vimos dos veces seguidas, y yo pregunté,  “¿por qué la vemos otra vez?”. Ellos comentaban cosas como “¿cuál es tu personaje favorito?” , y yo respondía, “no hay personajes en esa película”. Tenía 12 años.

1 Comment

¿Qué será de la coma?

Nada ha hecho más daño a la coma que la televisión y la radio. Yo pensaba que era el signo ortográfico más libre y creativo, que era imposible utilizarlo mal, y no pasa un día sin que descubra un mal uso.

La pobre coma provoca y sufre todos los traspiés sintácticos, sobre todo por contagio de la entonación tan particular de los comunicadores de la radio y la televisión.

Descartando las frases que no sepamos terminar escribiremos mejor y, de paso, ganaremos agilidad.

El Diccionario Panispánico de Dudas recoge los usos lingüísticos de la coma.

2 Comments