Skip to content

Mes: Enero 2010

Dos menos

Estoy decidida a ver en escena a todos los grandes del teatro, por eso asistí al estreno de Dos Menos (de Samuel Benchetrit), que es como decir “dos en uno”: Héctor Alterio y Pepe Sacristán.

Los protagonistas son enfermos terminales. En su boca cualquier “después” o “ya lo haremos” te lleva a un silencio reflexivo.

A medida que avanza la representación te vas olvidando de que van a morir y la obra resulta ligera, quizá demasiado dada la envergadura del tema.

Julio y Pedro quieren marcharse en paz y hacen recuento de los hijos que han tenido y de los que no han conocido. Por si el espectador no es muy hábil con las metáforas, una embarazada, un parto y un suicida establecen la consabida correlación entre la vida y la muerte.

Sacristán y Alterio, sin objeciones. Dominan la escena.

Dos Menos se representa en el Teatro Fernán Gómez de Madrid hasta el 7 de febrero.

Deja un comentario

La lectura

Reservaba este cuadro de Fantin-Latour para usarlo como avatar, fondo de Twitter, favicon… Como aún no me he decidido, de momento lo pongo aquí.

La lectura, de Henri Fantin-Latour
La lectura, de Henri Fantin-Latour

La exposición sigue en el Thyssen, ¡sólo hasta el día 10 de enero! Para quienes no se sitúen: la obra más célebre de Fantin-Latour es Un rincón de la mesa, el cuadro del que todos los manuales toman el retrato de Verlaine y Rimbaud.

Un rincón de la mesa, de Henri Fantin-Latour
Un rincón de la mesa, de Henri Fantin-Latour. Sentados, de izquierda a derecha: Paul Verlaine, Arthur Rimbaud, Léon Valade, Ernest d'Hervilly y Camille Pelletan. De pie: Elzéar Bonnier, Emile Blémont y Jean Aicard
1 Comment

Rodchenko+Popova en Madrid

Cualquier trayectoria creativa es la suma total de impresiones de la niñez y la adolescencia; impresiones del mundo que nos rodea y de las ilusiones juveniles (Alexander Rodchenko).

Por iniciativa de nreska, dediqué una mañana de domingo al arte ruso: una exposición de fotografía de Alexander Rodchenko (1891-1956) en la Fundación Canal de Madrid, y otra multidisciplinar de Rodchenko y Liubov Popova (1889-1924) en el Reina Sofía.

Llegué sin preparación, dispuesta a que el arte de la Revolución Rusa se explicara por sí solo. En la primera exposición me convencí de que la fotografía cool ya estaba inventada en los años veinte del siglo pasado, y recuperé las lecciones de surrealismo del instituto al contemplar los retratos del futurista Mayakovski y los collages creados para él por Rodchenko. ¿Recordáis aquello de Un auto de carrera es más hermoso que la Victoria de Samotracia? Lo dijo otro futurista, el italiano Marinetti.

Fotomontaje de Rodchenko para ilustrar el poema "Sobre eso", de Mayakovski
Fotomontaje de Rodchenko para ilustrar el poema "Sobre eso", de Mayakovski

En la muestra Rodchenko y Popova. Definiendo el constructivismo (Reina Sofía) descubrí que ni Rodchenko ni Popova tenían limitaciones como diseñadores industriales, que Popova hacía unos estampados textiles que quiero para mí y que los artistas rusos de la época tenían algún vínculo especial con la imagen madre-escalera-bebé. Atentos:

Cartel de El Acorazado Potempkin y obra de Rodchenko
Cartel de El Acorazado Potemkin y fotografía titulada Escalera, de Rodchenko
Deja un comentario