Skip to content

La ventana de Madame Olenska

Buscaba el París literario. El de los bouquinistes no existía, al menos en otoño. El de Amélie, tan exageradamente coloreado, sabía que era una fantasía, como el de Irma la dulce. El Pont Neuf era demasiado grande para una intimista como yo.

Había tantos parises que al final elegí el de Madame Olenska. En la secuencia final de La edad de la inocencia (Martin Scorsese, 1993), Newland Archer se sienta en un banco y mira hacia la ventana de Ellen, esperando verla después de media vida. Scorsese rodó esta escena en la  placita de Furstenberg, que hoy alberga el museo de Eugéne Delacroix.

La ventana de Madame Olenska
La ventana de Madame Olenska

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.