Skip to content

Segesta, un templo entre margaritas

Como cualquier alma sensible, me quedo embobada mirando los campos en primavera. En Segesta son ondulados, muy frondosos y plagados de margaritas amarillas y blancas, genista y un arbusto local de flor erizada casi fosforescente. También hay, como era de esperar, chumberas, huertos de olivos y parras.

Había leído que el extraordinariamente conservado Templo de Segesta justifica por sí solo la visita a Sicilia. Y así es. Sobre una loma, expuesto y a la vez muy resguardado, parece dispuesto para que lo pintes rodeado de la preciosa floración de abril. Aquello no podía ser más bonito, además se dejaba fotofrafiar porque apenas había turistas. Un grupo de jubilados me imitó haciéndose fotos entre los arbustos, con el templo de fondo.

Palermo, 15 de abril de 2011

20110421-083600.jpg

[slickr-flickr type="gallery" tag="segesta" photos_per_row="4" items="20" align=”center”]

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.