Skip to content

Noto, barroco dorado

Lo que recordaré de Noto es el sol de primavera sobre sus iglesias y palazzos dorados. El casco antiguo, recién rehabilitado, es de postal.

Entré en el que parece ser el palazzo más gatopardiano visitable, el Villadorata. Las puertas se van abriendo y una sala da acceso a otra sala, y otra, y otra, todas revestidas de telas de cenefas color pastel. Desde sus balcones hay una excepcional vista de la Piazza del Duomo y de los tejados del viejo Noto, que también se pueden fotografiar desde la azotea de la Chiesa di Santa Chiara tras escalar una vertiginosa escalera en espiral; hay que procurar ser un poco ruidoso para que nadie baje cuando tú estás subiendo, ¡sería muy comprometido!

La fama de los helados y granitas de Noto me condujo a Corrado Constanzo. El helado de pistacho estaba exquisito, pero el granizado de mandorla estaba tan dulzón como los pasteles de almendra que tomé en Taormina. Dos cucharadas y adiós.

Ortigia (Siracusa), 21 de abril de 2011

20110424-080250.jpg

[slickr-flickr type=»gallery» tag=»noto» photos_per_row=»4″ items=»20″ align=”center”]

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.