Skip to content

Cortar la leña, acarrear el agua

Por todas esas ocupaciones que no me producen ojeras:

Las tareas cotidianas anclan en la realidad y ordenan el tiempo. A la mente humana no le sienta bien la dedicación exclusiva a trabajos intelectuales y quimeras, por muy nobles que sean. Después de escribir durante varias horas nada es más saludable que preparar la cena. La pasividad física debilita el pensamiento. Lo sabían bien los monjes medievales, que por eso inventaron el mandamiento doble de ora et labora. Ese es el sentido de la frase de Santa Teresa, que Dios anda también entre los pucheros. Es una cautela universal. Hay un proverbio Zen en el que se pregunta: ¿Qué es Zen? Y la respuesta es: Cortar la leña, acarrear el agua.

Sigue en el blog de Antonio Muñoz Molina

One Comment

  1. rosa zafra rosa zafra

    Cortar la leña, no lo hago, pero acarrearla. Tengo que objetar que el trabajo fisico no hace que tengas la mente parada, al contrario, se te activa, no solo rezas, sino que divagas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.