Skip to content

Categoría: Viajes

El observatorio Griffith

Después de ver el Observatorio Griffith de Los Ángeles recreado en algunas escenas de La La Land he empezado a recordar otros sitios en los que lo había visto anteriormente.

En la escena del planetario de Rebelde sin causa:

En el vídeo de los 90 de Paula Abdul en el que se rinde homenaje a Rebelde sin causa, con Keanu Reeves en el papel de James Dean:

En el salvapantallas de la Apple TV, con las colinas de Hollywood al fondo

 

 

 

 

 

 

 

 

En el juego GTA V:

 

 

 

 

 

 

 

 

Y en La La Land. No les dejaron rodar en el interior, así que crearon el planetario en los estudios:

 

 

 

 

 

 

 

El observatorio está al sur de las colinas de Hollywood, en el Parque Griffith, y es un buen lugar para disfrutar de vistas panorámicas de Los Ángeles.

Leave a Comment

El bilingüismo de Martha’s Vineyard

Martha’s Vineyard nos suena por haber sido destino de vacaciones de varios presidentes americanos, porque allí se estrelló la avioneta de John F. Kennedy Jr. y como localización del primer Tiburón (esto último lo acabo de saber). Pero esta isla frente Cape Cod, Massachusetts, también se estudia porque durante mucho tiempo fue testigo de un particular bilingüismo: el de la lengua hablada y la de signos.

Martha’s Vineyard

La endogamia y la intervención de un gen traído por los primeros colonos ingleses llevaron al nacimiento de muchos sordos en la isla. Tantos que hasta los no sordos empezaron a hablar con señas incluso cuando no era necesario, usando la variedad propia del lugar, conocida como MVSL (Martha’s Vineyard Sign Languaje). Con la afluencia de turistas dejaron de formarse parejas entre los descendientes del gen, y el último sordo nació en la isla en los años cincuenta del siglo XX.

Un detalle curioso de la lengua de signos estadounidense es que, contrariamente a lo que esperaríamos, se parece más a la que se usa en Francia que a la británica. El origen está en la labor del pedagogo francés Laurent Clerc, fundador de la primera escuela para sordos de Estados Unidos en 1817 en Hartford, Connecticut.

 

Leave a Comment

Pacific Crest Trail

El Pacific Crest Trail es una ruta de senderismo que une México con Canadá atravesando las principales cadenas montañosas de la costa oeste norteamericana. Cruza tres estados -California, Oregon y Washington- y siete parques nacionales. Cheryl Strayed la recorrió y lo cuenta en su novela Wild: A Journey From Lost to Found. La empecé a leer atraída por su experiencia y por los paisajes y me entretuve googleando cada uno. Como lectura de evasión fue fantástica: su valor artístico es casi nulo pero atrapa con esa habilidad de entretener sin esfuerzo aparente que es patrimonio de los americanos. Wild

En unos meses se estrena Wild, con guión adaptado por  Nick Hornby y protagonizada por Reese Witherspoon. Seguramente incidirá en el viaje interior de Cheryl -la muerte de su madre, un divorcio y el coqueteo con las drogas desencadenaron la aventura- más que en la ruta en sí.

Estaba muy interesada en saber a cuántos depredadores se encontraría, y finalmente los vio a todos: el coyote, el zorro, el oso pardo, el puma, la serpiente cascabel y ¡hasta a un Bigfoot! 🙂 Como compañeros de viaje llevaba tres libros -uno de ellos Mientras agonizo, de Faulkner- y montones de melodías en la cabeza, en particular Twinkle, twinkle, little star.  

2 Comments

Brooklyn, de Colm Tóibín

Brooklyn, de Colm TóibínSe lee rápido y no merece más de diez subrayados. Brooklyn (2009), de Colm Tóibín, va directo a mi lista de lecturas ligeras.

Nunca un relato de la inmigración fue tan jovial. La protagonista es Eilis, que en los años cincuenta del siglo XX se marcha a trabajar a Estados Unidos porque la economía familiar se resiente tras la muerte de su padre. Apenas tiene personalidad ni metas importantes en la vida.

Lo que más le gustaba de América, pensaba Eilis esas mañanas, era que mantuvieran la calefacción encendida toda la noche.

En Brooklyn (Nueva York), Eilis trabaja en unos grandes almacenes y vive con varias chicas irlandesas en casa de Mrs Kehoe. En esos dos ambientes descubre la modernidad:

Todas sus compañeras de piso, excepto Dolores, y algunas chicas del trabajo iban a ir a ver «Cantando bajo la lluvia», que se iba a estrenar.

Mrs Kehoe preguntaba a los otros dos si debía comprar un televisor para hacerle compañía por las tardes. Le preocupaba, decía, que se pasara de moda y se fuera a quedar con él. Tanto Tony como el padre Flood le aconsejaron que comprara uno, y eso solo sirvió para que insistiera más en que no había garantía de que fueran a seguir haciendo programas y no quería arriesgarse. «Cuando todo el mundo tenga uno, yo me compraré uno», dijo.

Después de mucho leer sobre la comunidad judía de Nueva York, este libro retrata la irlandesa:

«Partes de Brooklyn», respondió el padre Flood, «son iguales que Irlanda. Están llenas de irlandeses».

Con alguna incursión en la italiana:

Diana y Patty le habían advertido de que nadie se cambiaba en la playa en Italia. Los italianos se habían llevado a América la costumbre de ponerse el bañador debajo de la ropa antes de salir, evitando el hábito irlandés de cambiarse en la playa, lo cual era, según Diana, poco elegante e indigno, como mínimo.

Tony brillaba a pesar del hecho de que su familia vivía en dos habitaciones o que trabajara con sus manos.

Eilis está inspirada en una mujer de Enniscorthy, la localidad natal de Tóibín, y tal vez por eso el personaje parece algo velado, como si se resguardara su intimidad. A mitad de la novela parece que empieza la tensión -¿volverá Eilis a Brooklyn después del viaje inesperado a Irlanda o se quedará allí como si los días en América hubieran sido un sueño?-. Pero al final la decisión da igual, la tensión se difumina y el desenlace es tan ligero como todo el libro.

Lo que más he disfrutado es la escapada dominical a Coney Island para pasar un día de playa y luego comer perritos en Nathan’s. ¡Cuántos recuerdos!

1 Comment

Un templo, una falda, Sicilia

Poppy Delevingne vestida de Dolce & Gabbana.Al ver la foto de la izquierda me acordé de Segesta y su templo entre margaritas. Como resultó que la falda era de Dolce & Gabbana, pensé que efectivamente podrían haber sacado de ahí la inspiración, porque siempre hay algo de Sicilia en sus creaciones.

Dolce & Gabbana, primavera-verano 2014 Dolce & Gabbana, primavera-verano 2014

Entonces me fui a Style.com y repasé la colección de esta primavera-verano y me pareció ver también las ruinas de Selinunte y de Agrigento.

Dolce & Gabbana incluso con pistas tan claras deja algo a la imaginación, no como Rodarte en su homenaje a Star Wars.

2 Comments

Las mejores comidas que he probado

Basta que no tenga tiempo ni ganas de cocinar para que no deje de pensar en comida, hasta tal punto que me he entretenido haciendo una lista de platos memorables:

El mousse de gofio de El Silbo, en Hermigua, La Gomera.   Mousse de gofio #canarias #gomera #yummy

Las cookies de chocolate de los amish del condado de Lancaster, en Pensilvania.

Galletas de chocolate hechas por los Amish, im-pre-sio-nan-tes. ¡Qué generosos con el chocolate!

La raya a la mantequilla negra de La Tasquita de Enfrente, en Madrid.

El rissotto Joselito de Rita & Champagne, en Madrid.

Los gnocchis con salsa de pistacho de la Taberna Sveva de Siracusa, en Sicilia. Gnocchis con salsa de pistachos en la Taberna Sveva de Ortigia, Siracusa

El chuletón de buey de El Molino de la Losa, en Ávila. Chuletón de buey en El Molino de la Losa (Ávila)

Comida griega en Grecia… y en especial en un restaurante rural de Creta bajando de Knossos o Festos (no recuerdo bien).

El batido de chocolate de Shake Shack (en concreto probé el del Upper West), en Nueva York.

 La paella y el salmorejo de casa.

Los huevos benedictine de Ellenborough Park, en los Cotswolds. Ellenborough Park, Cheltenham

La tarta de queso desestructurada de Gin Table Bistro, en Madrid.

La hamburguesa que «diseñé» en el The Counter de Times Square, Nueva York. Mi hamburguesa en The Counter: leva cebolla caramelizada, huevo y pollo :)

Los tomates de El Qüenco de Pepa, en Madrid.

El jamón asado de El Rodri, en Motril. Jamón asado #motril #tapas #jamon #ham

La napolitana de chocolate de La Mallorquina, en Madrid.

Y para rematar la tarde un café y napolitana en La Mallorquina en Sol#fb

La leche merengada de Aquilino, en La Vall d’Uixó.

La sopa de pescado de Gamla Rif, en la península de Snaefellsness, en Islandia.

Comiendo cerca de Skogar El puré de patatas con setas de Ai Gondolieri, en Venecia. Puré de patatas con setas, el mejor puré que he tomado! #venecia #venice

El gofre de chocolate que vendían en Mister Gofre, en la calle del Carmen de Madrid. Cerraron hace años.

El yakitori que tomé en un establecimiento a la entrada a Fushimi Inari, en Japón. Comida en tatamis en Fushimi-Inari. ¡Yakitori!

La entraña de ternera de El Camoatí, en Madrid.

El pan bimbo con nocilla. Tiene que ser un pan de bolsa recién abierta, y cantidades generosas de nocilla para que aprietes y se derrame por los lados.

1 Comment

Islandia: mis favoritos

Hace dos meses que volví de Islandia y todavía consulto a menudo la temperatura de Reykjavik y Akureyri en el iPhone, señal de que me marcó. Y eso que sabía que iba a la tierra del hielo y que era casi en temporada baja. Aterricé en el aeropuerto de Keflavik de madrugada con vestido de verano y sandalias después de ocho horas de canícula en Düsseldorf. Fue el único momento del viaje en el que el frío resultó un alivio.

Recién aterrizados en Keflavik. Lluvia y noche cerrada.
Recién aterrizados en Keflavik. Lluvia y noche cerrada

Se me ha hecho muy pesado escribir sobre Islandia después del atracón de posts cegados por lo cool que es hacer hoy en día este viaje de moda. Los propios islandeses son conscientes y contribuyen de forma exagerada. Me da mucha rabia que un destino esté de moda, bueno, me irrita que todas las facetas de la vida lo estén: las razas de los perros, la sal con la que cocinamos, el saludo en los emails… Una moda al final puede servir para avanzar, pero a estos niveles también nos vuelve más tontos.

Como sobre el dramatismo del paisaje islandés está todo escrito, me voy a ceñir a lo que más me gustó.

Dettifoss
Cuando estaba allí solo era capaz de decir una cosa: «qué animalada».  Habrá cataratas más grandes en el mundo, seguro, ¿pero a alguna te dejan acercarte tanto??? Antes del viaje había visto cientos de fotos de las cataratas islandesas, y lo que más me impactaba era ver lo cerca que estaba la gente. El caso es que una vez allí avanzas y avanzas, porque además en Islandia apenas hay vallas ni áreas seguras acotadas, y las pocas veces que hay -en Godafoss, si no recuerdo mal- familias enteras con niños saltaban la cuerda y todos al borde del precipicio a hacerse fotos. Visitamos Dettifoss un día de ventisca. Camino a la cascada vi regresar a más de un turista en un estado penoso. Una vez allí te calabas en menos de un segundo, mi móvil sobrevivió de milagro. Si mirabas hacia el agua veías la muerte cara a cara. Dettifoss es la catarata más voluminosa de Europa y estar allí para mí fue la experiencia más alucinante del viaje.

Dettifoss: una salvajada estar cerca de esto!! #iceland #islandia #tripiniceland #cascada #catarata #waterfall #arcoiris #rainbow
Dettifoss: una salvajada estar cerca de esto!!

En Islandia hay una cascada cada 10 metros y algunas de las más famosas no son tan impresionantes como esperas. Pero Dettifoss y Gullfoss son de las que cortan la respiración.

Será por agua!! #iceland #islandia #tripiniceland #waterfall #cascada #catarata
Casi casi dentro de Gullfoss!

Las cabañitas en Snaefellsness
Y, en general, toda esta península, siempre con el volcán de Julio Verne en el horizonte. Reconozco que no siempre acertamos con el alojamiento y alguno fue de los más inmundos en los que he estado en mi vida. Pero ninguna noche del viaje dormí mejor que en las cabañitas de Hofn. Tiene bastante que ver el hecho de que estaban prácticamente para estrenar, ¡olían a limpio! En madera, con la calefacción en su punto justo y unas vistas increíbles tras los visillos. Antes de dormir paseamos un buen rato por las playas doradas y desoladas. Estar allí resultaba adictivo. ¡Me hubiera quedado 15 días!

Desde mi ventana: amanece en Snæfell #iceland #islandia #tripiniceland #volcano #volcan #frommywindow
Desde mi ventana: amanece en Snæfell

 

#tripiniceland #iceland #islandia #playa #beach
Playa de Hofn

Subir al volcán Snaefell fue más fácil de lo esperado, el camino de tierra estaba perfecto y había todo tipo de vehículos ascendiendo hasta la lengua glaciar. También algún senderista, como siempre…  Juraría que aquí han grabado más de un anuncio de coches. Respecto al paisaje volcánico, resulta hipnótico pero no tan impactante si ya has visto otros antes de ir a Islandia. Algún canario me ha hecho este mismo comentario. Mi asignatura pendiente es ver un volcán en erupción.

Hasta donde empezaba la nieve hemos llegado con el coche en el Snæfell #iceland #islandia #tripiniceland #nofilter #ford #kuga
Dentro del coche en Snæfell

 

#iceland #islandia #tripiniceland #church #iglesia
Iglesia de Búðir en Snaefellness

En el pueblo de Rif, también en Snaefellsness, me tomé una riquísima sopa de pescado en Gamla Rif. Me supo a gloria, imagino que precisamente porque no sabía demasiado a pescado. También me sirvieron unas tostas de tomatitos cherry y queso feta que fueron una alegría después de días de platos hipercalóricos.

At Gamla Rif
Gamla Rif

 

Sopa de pescado, ¡riquísima!
Sopa de pescado en Gamla Rif, ¡riquísima!

 

Península de Snæfellsnes
Un plato mediterráneo en Gamla Rif

El niño enloquecido de Hverfell
En la zona de Myvatn, al norte de Islandia,  una de las excursiones más espectaculares es la subida al cráter de Hverfell. El parking está al pie del volcán, y nada más salir del coche vimos a un niño español gritando enloquecido «¡un volcán, un volcán!». La siguiente vez que lo supimos de él estaba al fondo del cráter, habría tardado 5 minutos en hacer todo el recorrido cuesta arriba y hasta el interior del cráter.

Cráter Hverfell, en la región de Myvatn #iceland #islandia #tripiniceland #volcan #volcano
Cráter Hverfell, en la región de Myvatn

Otro gran momento de la visita a Myvatn fue el errático barrido circular que hicimos al pequeño bosque de Hofdi. Es uno de los pocos del país y puedo jurar que lo recorrimos entero. Íbamos en busca de la grieta Grjótagjá, que resultó estar ¡fuera del bosque!

Bosque Hofdi, en Myvatn
Bosque Hofdi, en Myvatn

 

3.- Laguito subterráneo con agua a 45ºC #FIN #Grjótagja #iceland #islandia #tripiniceland
Laguito subterráneo con agua a 45ºC en la grieta Grjótagjá, en Myvatn

Los baños naturales de Myvatn
Con lluvia y una sensación térmica de frío polar -estábamos a 8º pero el viento soplaba con fuerza- me costó tomar la decisión de meterme en la laguna. Pensar en el recorrido desde los vestuarios hasta el agua caliente me ponía los pelos de punta. Pero la experiencia fue de lo más reconfortante. En algunas zonas el agua ardía y hasta resultaba sofocante. Estuvimos dentro alrededor de media hora, pasado este tiempo empezabas a sudar y el cuerpo te pedía algo de frescor.

Me acabo de bañar aquí. En el exterior, 8° #iceland #islandia #tripiniceland
Baños de Myvatn

Akureyri, la capital del norte
Es pequeñita, recogida y empinada. Desde el otro lado del fiordo Eyjafjördur, junto al que se extiende la ciudad, es posible hacerse una idea de las dimensiones. Recuerdo sobre todo el knitting café en el que cenamos y la calle principal decorada con vestidos que colgaban entre los edificios.

Akureyri, la capital del norte de #Islandia tiene un aire que me recuerda a Doctor En Alaska. #iceland #tripiniceland
Akureyri, la capital del norte

 

Un monísimo "knitting" café decorado ad hoc #iceland #islandia #tripiniceland
Un monísimo «knitting» café de Akureyri decorado ad hoc

 

Vestidos #iceland #islandia #tripiniceland
Vestidos en la calle principal de Akureyri

En Strikid, restaurante situado en una azotea junto al fiordo, me tomé un delicioso risotto. Mis acompañantes probaron el reno y no les defraudó.

Akureyri, cena en Strikid
Cena en Strikid, Akureyri

El arcoíris
No nací en tierra de lluvias, así que el arcoíris me sigue emocionando tanto como cuando era pequeña. En Islandia vimos tantos y de forma tan continuada que nos llegamos a acostumbrar. Pero al principio no podía creer que tuviera ante mí aquel arco tan íntegro, nítido, bien definido y hasta doble.

Pero qué bonito!! Por la Road One, la carretera que circunvala Islandia. Rumbo a Egilsstadir #islandia #iceland #tripiniceland #arcoiris #rainbow
Pero qué bonito!! Por la Road One, la carretera que circunvala Islandia. Rumbo a Egilsstadir

 

El Ártico y alrededores de Husavik
El Ártico, de vuelta de Husavik

El cantor de Ásbyrgi y la grieta de Pingvellir
Comparo estos dos paisajes porque ambos parecen obra de un mazazo brutal. Del cañón de Ásbyrgi no tengo buen material porque el paisaje no cabía en la foto. Adentrándonos en su zona boscosa llegamos a un lago con una acústica increíble. Un turista -creo que alemán- se arrancó a cantar ópera:

Ásbyrgi #iceland #islandia #tripiniceland
Ásbyrgi

El parque nacional de Pingvellir tiene interés tanto histórico como geológico. Aquí se estableció el primer parlamento islandés. La inmensa fisura Almannagjá que lo parte en dos no es otra que la falla atlántica que va separando progresivamente el continente americano del europeo.

Pingvellir #tripiniceland #iceland #islandia
Pingvellir

Las ovejas, de tres en tres
De ganadería sé muy poco, pero algún motivo habrá  para que las ovejas siempre vayan en trío. Se suele decir que en Islandia el número de ovejas duplica al de habitantes. Las de la foto de abajo están ni más ni menos que por la Road One, la principal carretera del país. Estampas así vimos miles.

Ovejas islandesas, siempre de tres en tres. En este caso circulando por la Road 1, la carretera principal de Islandia #tripiniceland #iceland #islandia
Ovejas por la Road One, la carretera principal de Islandia

 

Siempre de tres en tres!! #iceland #islandia #tripiniceland
Siempre de tres en tres!!

Los icebergs de Jokursalon
Está claro que hay más -y colosales- en otros sitios, pero yo nunca había visto un iceberg. La laguna de Jokursalon de entrada parece pequeña, pero cuando el guía nos contó que nos encontrábamos navegando sobre el punto más hondo de Islandia ya tuve suficiente inmensidad bajo mis  pies. Como anécdota recordó que durante el rodaje en la laguna de la entrega de 007 Muere otro día cerraron la salida al océano de tal forma que se congeló y hasta pudieron habilitar un campo de golf en el hielo.

Icebergs en la laguna #iceland #islandia #tripiniceland
Icebergs en Jokursalon

Los aeropuertos en medio de la ciudad
Como odio volar me fascinan los aviones.  En I Feel Bad About My Neck, una Norah Ephron septuagenaria hizo una lista de cosas que comprendió demasiado tarde en la vida. Una de ellas era que «el avión no se va a estrellar». Pues bien, yo creo que sí y espero llegar a esa edad y rebasarla pensando lo mismo que ella. Volé a Islandia en un Bombardier CRJ 900 NextGen, que para mí es poco más que una avioneta. Para más inri lo operaba German Wings, algo así como la regional de Lufthansa. Y con esto había que cruzar el Atlántico Norte. A la ida fue un infierno, y a la vuelta, con más de una hora de turbulencias calculo que hasta las Feroe, una tortura infinita. En Reykjavik y en Akureyri disfruté de lo lindo viendo despegar aviones en pistas construidas casi dentro de la ciudad.

#reykjavik #plane #avion #fly #nubes #clouds #sky
Avión despegando en Reykjavik

El vikingo en bañador de Geysir
En muchos reportajes sobre Islandia se comenta que su gran interés geológico reside en que es un terreno muy joven que aún está haciéndose, basta con ver las fumarolas, volcanes activos, charcas de lodo hirviendo y géisers. A unos metros de Geysir, el padre de todos los géisers, encontramos a un valiente en bañador. Le robé esta foto algo borrosa. A los que duden de si en Islandia se hace de noche, diré que a finales de agosto sí que llegas a ver noche cerrada, pero que esta imagen se tomó pasadas las 22 pm.

Un vecino paseando al fresco en bañador (12°) #geysir #iceland #islandia #tripiniceland
Paseando al fresco en bañador, Geysir

Como es sabido, el géiser que dio nombre a este fenómeno no brota con tanta frecuencia como hace un siglo porque unos turistas lo taponaron. Pero a unos pasos está Strokkur, que sí nos dio un espectáculo. Apenas hubo que esperar diez minutos.

Para finalizar el día el #geysir Strokkur dándolo todo, impresionante ver uno de estos bichos #islandia #iceland #tripiniceland
Para finalizar el día, el géiser Strokkur dándolo todo

Los desayunos de Reykjavik
Los hipsters que nos alquilaron el apartamento de Reykjavik dejaron un cuadernito con sus sitios favoritos de la capital.  Tanto en Grái Köturinn como en Prikið servían el hipercalórico The Truck. Mejor describirlo con fotos: lo que se ve junto al Truck de la segunda foto es el bagel que desayuné yo en Grái Kôrurinn. ¡Me muero por volver a Nueva York y desayunar bagel calentito con queso todos los días! Como era de esperar, el archirrecomendado Café París de Reykjavik resultó ser un tourist trap en toda regla. Hay que evitarlo a toda costa. Allí me sirvieron el batido más insípido que he probado.

The Truck, mi primer #desayuno energético en #Islandia
The Truck, primer desayuno energético en Islandia

 

Segundo día en #reykjavik y segundo desayuno energético: The Truck #iceland #islandia
Segundo día en Reykjavik y segundo desayuno energético: The Truck

The soup of the day
Estaba convencida de que me alimentaría de perritos y hamburguesas, pero tuve la suerte de encontrarme con otras opciones. Lo que más agradecí fue la costumbre de ofrecer la sopa del día, muchas veces con posibilidad de refill. Nunca era lo que nosotros conocemos como sopa, sino contundentes cremas de champiñones, coliflor o espárragos. Eran tan saciantes que no quiero imaginar la cantidad de mantequilla y nata que llevaban. La mejor de todas la probé en Kjöt og Kúnst, un restaurante geotérmico de Hveragerði. No medí lo suculenta que sería la sopa y decidí acompañarla de una tortilla. Esperaba una simple tortillita y me encontré con esta masa de unos 6 huevos rellena de todo tipo de verduras y acompañada de pan, patatas, ensalada, pan -hecho en el  horno geotérmico- y la omnipresente mantequilla. En algunos momentos del viaje pasé hambre, pero ese día no. Como curiosidad, en Islandia no hay McDonalds, pero sí montones de KFC y Subway.

At Kjöt og Kúnst
Crema de champiñones en Kjöt og Kúnst

 

At Kjöt og Kúnst
Tortilla de verduras en Kjöt og Kúnst

Los sandar
Son pura desolación, kilómetros y kilómetros de arena negra que en algunos puntos se hacen movedizas. Este tipo de paisajes es el que buscaba yo en Islandia.

Los sandar, otra maravilla de la naturaleza con nombre islandés. No he conseguido captar su inmensidad y desolación #iceland #islandia #tripiniceland
Los sandar, otra maravilla de la naturaleza con nombre islandés

El avión que aterrizó en la playa cerca de Vik
Está allí desde 1973. Lo vi en decenas de vídeos antes de viajar a Islandia pero no estaba en las guías y fue algo difícil encontrar las coordenadas. Acercarnos y meternos dentro fue uno de los momentos más peliculeros del viaje.

Se quedó sin combustible y tuvo que aterrizar aquí en 1973. Está cerquita de Vik  #iceland #islandia ##tripiniceland #planewreck
Se quedó sin combustible y tuvo que aterrizar aquí en 1973. Está cerca de Vik

Los puentes que se estrechan… y el puente entre dos continentes
Cuando alcanzabas un puente era habitual que la carretera, ya de por sí angosta, se estrechera y solo hubiera un carril para atravesarlo. Si había tráfico -poco habitual en la mayor parte del país- tocaba detenerse y negociar.

Fiordos del Este
La Road One por los Fiordos del Este

El puente entre dos continentes está cerquita de Reykjavik. No tiene ninguna espectacularidad pero detetenerse en medio resulta casi trascendente 🙂

Puente entre dos continentes. Une la placa americana con la eurasiática, que se separan 2 cm al año #tripiniceland #iceland #islandia #bridge #puente
Puente entre dos continentes. Une la placa americana con la eurasiática, que se separan 2 cm al año

 

Puente entre dos continentes en la península de Reykjanes (Brú milli Heimsálfa)
Puente entre dos continentes en la península de Reykjanes (Brú milli Heimsálfa)

El campo geotermal de Seltun
Fumarolas, calderas de lodo, intenso olor a azufre… Islandia está haciéndose, no hay duda.

Caldera de lodo #iceland #islandia #iceland #volcan #volcano
Caldera de lodo en Seltun

 

Fumarola #iceland #islandia #tripiniceland #volcan #volcano
Fumarola en Seltun

Fotos de Islandia:

[slickr-flickr type=»gallery» tag=»islandia» photos_per_row=»6″ items=»84″ align=”center”]

4 Comments

Snæfellness: viaje al centro de la tierra

Estoy en una cabañita en la costa sur de la península de Snæfellness. Desde la ventana veo el volcán que le da nombre, Snæfell (1.833 m.), la segunda montaña más alta de Islandia después de Hvannadalshnjúkur (2.109,6 m.), que está en el sureste del país bajo el glaciar Vatnajökull. Las alturas son moderadas comparadas con nuestro Teide, por ejemplo, que mide 3.718 m. Pero ya he comprobado que este no es un país de alturas.

Desde mi ventana: amanece en Snæfell #iceland #islandia #tripiniceland #volcano #volcan #frommywindow

En Snæfellness ambientó Julio Verne la bajada al centro de la tierra de su novela de 1864. Este paisaje se empieza a parecer a lo que yo andaba buscando en Islandia después de dos días recorriendo Reykjavik y el Círculo dorado. Las carreteras que recorrimos para llegar desde Pingvellir ya apuntaban maneras:

Rumbo a Snaefellness #iceland #islandia #tripiniceland

Bajada al lago Sandkluftavatn desde Pingvellir #iceland #islandia #tripiniceland

Tres ovejitas #tripiniceland #iceland #islandia

Aunque hace frío -(10-12°) cuando llegamos ayer por la tarde- y un viento fortísimo, el agua del Atlántico norte no está demasiado fría, y el mar está tan tranquilo que apetece bañarse. La playa que hay frente a la cabaña es inmensa y dorada, sin más criatura viviente que centenares de aves marinas.

#tripiniceland #iceland #islandia #playa #beach

Traces #iceland #islandia #tripiniceland

Una pena que no haya focas -me muero por ver alguna-, hasta hoy solo he atisbado una nadando en pleno vendaval en Garoskagi, en el extremo noroccidental de la península de Reykjanes.

Cabo de Garoskagi #Tripiniceland #iceland #islandia #ocean #oceano

2 Comments

La ruta de Shakespeare y Jane Austen: Chawton, Stratford-upon-Avon, Bath

En una de las primeras entradas de este blog rescaté los comentarios de Virginia Woolf sobre dos creadores con «mentes incandescentes»: Jane Austen y Shakespeare. Escribieron, decía, sin odio, sin amargura, sin temor, sin protestas, sin sermones.

Cuando supe que iba a visitar la campiña inglesa marqué rápidamente en el mapa las casas museo de ambos, además de la de las Brönte, que no dio tiempo a visitar y quedó para otro viaje junto con un par de localizaciones de Virginia Woolf.

No soy gran lectora de ninguno de los dos, a pesar de que de Shakespeare hace años ataqué un tomo de las obras completas y leí las más conocidas: Noche de reyes, Mucho ruido y pocas nueces, El mercader de Venecia, Romeo y Julieta, Hamlet, Julio César, La Tempestad... Este fragmento de La Tempestad es el que recitó Kenneth Brannagh en la inauguración de los Juegos Olímpicos.

No temas; la isla está llena de sonidos
y músicas suaves que deleitan y no dañan.
Unas veces resuena en mi oído el vibrar
de mil instrumentos, y otras son voces
que, si he despertado tras un largo sueño,
de nuevo me hacen dormir. Y, al soñar,
las nubes se me abren mostrando riquezas
a punto de lloverme, así que despierto
y lloro por seguir soñando.

En Stratford-upon-Avon se encuentra la casa natal de Shakespeare en Bridge Street. Tras pasar por varias salas con expositores y proyecciones accedes al jardín y a la vivienda, que se ha reconstruido y ambientado tal como era cuando el autor nació en 1564. En cada estancia hay un guía dispuesto a despejar todas tus dudas sobre su uso. La más entusiasta en mi caso fue la que explicaba la forma de trabajar del padre del artista, que era curtidor. No obvió detalles y recalcó lo mal que olía en el taller.

Casa natal de Shakespeare en Stratford-upon-Avon
Casa natal de Shakespeare en Stratford-upon-Avon

En Chawton está la casa museo de Jane Austen. Allí vivió la escritora entre 1809 y 1817, antes de enfermar y trasladarse a Winchester, donde moriría. La vivienda se la cedió su hermano Edward y la compartió con su madre, su hermana Cassandra y Martha Lloyd, gran amiga de la familia y al parecer magnífica cocinera según se deduce de su libro de recetas, que aún se conserva.

Casa de Jane Austen en Chawton
Casa de Jane Austen en Chawton
Casa de Jane Austen en Chawton
La mesita de trabajo de Jane Austen

En la mesita de la foto revisó Sentido y sensibilidad y Orgullo y prejuicio, que ya estaban terminadas, y escribió Mansfield Park, Emma y Persuasión. También empezó Sanditon, su novela inacabada.

Casa de Jane Austen en Chawton
La habitación de Jane Austen en Chawton

Cruzando el jardín se acccede a la bakehouse, que es donde la familia hacía el pan y la repostería. En el sótano hay una bodega en la que mantenían frescos los alimentos. En la bakehouse se expone un cochecito de caballos que usaban las mujeres de la casa.

Casa de Jane Austen en Chawton
Bakehouse de la casa de Jane Austen en Chawton
Casa de Jane Austen en Chawton
Bakehouse de la casa de Jane Austen en Chawton
Casa de Jane Austen en Chawton
Bakehouse de la casa de Jane Austen en Chawton

En Bath visité el Jane Auster Centre, carísimo y bastante decepcionante. Para empezar, los vestidos que se exponen son de la miniserie Persuasión (2007). La escritora vivió en ciudad entre 1801 y 1806 y en ella ambientó Northanger Abbey y Persuasión.

Jane Austen Centre, Bath
Jane Austen Centre, Bath

Lo mejor de Bath fue visitar las termas romanas, en las que el agua brota caliente como en la época romana a través de la falla de Pennyquick.

Bath: termas romanas
Termas romanas de Bath

Para terminar, una mención a la catedral de Gloucester (s.XI), que se usó para recrear Hogwarts en las películas de Harry Potter. Dato curioso: John Stafford Smith (1750-1836), hijo del organista de la catedral, compuso el himno de los Estados Unidos.

Gloucester Cathedral
Catedral de Gloucester
Espectacular la catedral de #Gloucester !!! #HarryPotter
Catedral de Gloucester
1 Comment