Skip to content

Etiqueta: palermo

Dulces sicilianos

Tras seis horas sin comer porque las Catacombe me habían cerrado el estómago, en el Antico Caffé Spinatto de Palermo, fundado en 1860, he redescubierto el canolo.

Lo probé por primera vez en una pizzería bajo el puente de Brooklyn, y después nunca he querido repetir: demasiado denso y dulzón. A los dos segundos me canso.

En este café el canolo es pura delicatessen. Está más tostado y lleva una ligera capa interior ¡de chocolate negro!

Al poco de entrar, en la mesa de al lado una pareja ha pedido unos bollos rellenos de helado. He tardado milésimas de segundo en pedir lo mismo: un brioche con el helado típico de aquí, de pistacho. Un piacere para los sentidos.

Y así es como me he hecho fan del Antico Caffé Spinatto, en Via Principe di Belmonte, 107.

Nota mental: pegar una postal de la bambina Rosalía en la puerta de la nevera y otra en la barra de chocolate negro.

Palermo, 16 de abril de 2011

20110421-085433.jpg

Leave a Comment

Buscando a Lampedusa: quién me ha dado vela en este entierro

Puerta con puerta con las Catacombe se encuentra el cementerio donde está enterrado Gioseppe di Lampedusa, autor de El Gatopardo.

Al entrar no hay indicaciones que conduzcan a su mausoleo, por lo que astutamente te diriges a la zona donde se aglomera el personal. Una vez allí, ya mezclada con los concurrentes, empiezas a ver caras llorosas, ojos enrojecidos, gafas negras, luto, en definitiva. Y caes en que no estás en Père Lachaise ni Lampedusa es Jim Morrison, ¡es un entierro! Así que con mi rebeca roja, mis merceditas celestes y mi cámara me doy la vuelta para guardar un respeto a su dolor.

Sin haber encontrado la tumba del ilustre siciliano, me siento en la escalinata del cementerio y los tonos de los móviles de los paisanos -Lady Gaga, Stereolove…- me recuerdan la documentada simbiosis de vitalidad y culto a la muerte que hay en esta isla. Gioseppo, nos vemos en otra vida.

Palermo, 16 de abril de 2011

Leave a Comment

Catacombe dei Cappuccini: el Palermo de pesadilla

No contaba con esto. Recordaba lo aprendido sobre catacumbas en Historia del Arte y me las esperaba más… vacías.

En estas catacumbas no cabe ni un muerto más. Estamos hablando de 8.000, muerto arriba muerto abajo, literalmente. Todos muy expuestos con sus mejores galas, personas (en su momento) de todas las edades, sexos y condiciones.

Es el pasaje del terror con exceso de figurantes. A tu derecha, a tu izquierda, arriba y abajo hay esqueletos «vestidos». Hay hasta una salita de restauración con botellas de ¿limpiacristales?

Y está la bambina Rosalía, suponemos que nombrada en honor a una de las patronas de Palermo. Puedes optar por no mirarla, pero lo mismo da: en la tienda de souvenirs, que atraviesas a la fuerza, su momia ilustra decenas de postales. Mejor no sigo… Ah, el fraile de la tienda es de carne y hueso, vive.

PD: Fotos en Google Images, aquí no.

Palermo, 16 de abril de 2011

Leave a Comment

Sicilia, un paisaje (des)conocido

En cuanto dejas el austero aeropuerto de Palermo y empiezas a circular por las carreteras sicilianas piensas dos cosas:

1. Apenas hay señales de tráfico que indiquen la velocidad máxima. Puedes optar por conducir a la siciliana, a esa velocidad vertiginosa que te hace preguntarte: ¿qué harán cuando haya una emergencia de verdad? Y puedes pecar de turista, ir despacio y estudiar el paisaje.

2. El paisaje te recuerda a algo. Por la vegetación y las construcciones -si bien algo más destartaladas- podría ser el sur de España. No es chocante, sigue siendo paisaje mediterráneo. Hasta que entre las ondulaciones del monte siciliano emerge un templo griego. Entonces reduces un poco más la velocidad y te vas para allá.

Palermo, 15 de abril de 2011

Leave a Comment