Saltar al contenido

Agua y fuego

La poesía árabe gusta de fundir los conceptos de agua y fuego, asociados al llanto y la pasión. Por ello no es raro encontrarlos en muchas de las casidas del Diván del Tamarit (1931-35) de Lorca, poemario de inspiración arábigo-andaluza. Veamos, por ejemplo, estos versos de su Casida de la muchacha dorada:

La muchacha de lágrimas
se bañaba entre llamas,
y el ruiseñor lloraba
con las alas quemadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.