Saltar al contenido

Defensa de la alegría

El Mundo conversa hoy con Mario Benedetti con motivo de la publicación de Insomnios y duermevelas, su último poemario. Hace muchos años oí decir a una persona muy dura que sólo había llorado leyendo a Benedetti. Sus versos son accesibles a todos, hablan al alma sin artificios.

Dicho con sus palabras, la poesía «es donde se expresa uno más honestamente, los otros géneros son ficción y se escriben con la imaginación; sin embargo, la poesía está hecha con retazos de tu propia vida».

Ahí van unos versos de su Defensa de la alegría:

Defender la alegría como una trinchera

defenderla del escándalo y la rutina

de la miseria y los miserables

de las ausencias transitorias

y las definitivas

(…)

defender la alegría como un derecho

defenderla de dios y del invierno

de las mayúsculas y de la muerte

de los apellidos y las lástimas

del azar

y también de la alegría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.