Saltar al contenido

El alfabeto

«Vivimos una época alfabética. Todo está dominado por el alfabeto como un absoluto, y olvidamos que el alfabeto es un invento. De hecho, decimos analfabeto como un insulto. Una vez un amigo me dijo: ‘No despreciemos a los analfabetos. Ellos inventaron la escritura'».

Así hablaba ayer Eugenio Montejo en Babelia. El alfabeto, las palabras, ofrecen aproximaciones a la realidad que son demasiado débiles. Mucho más cuando la desproporción entre palabras existentes y palabras comunmente utilizadas es tan grande. ¿Dónde queda lo que no decimos? ¿y lo que no sabemos expresar? ¿cuánto desfase hay entre lo que decimos y lo que somos?

Creo que se impone una reflexión sobre la capacidad de perversión de la realidad que tiene el lenguaje (escrito y hablado), sobre los peligros que conlleva su enorme limitación, su poder homogeneizador. Más aún en tiempos de mensajería instantánea, de SMS o de e-mails, cuando tanto se presta al juego, a la manipulación. No somos lo que decimos, somos lo que somos, entiéndase con o sin connotaciones. ¿De qué sirve decir más?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.