Saltar al contenido

Mes: agosto 2002

Bookcrossing

Austercita me ha hablado de la iniciativa Bookcrossing, que consiste en plasmar un número de identificación en los libros que leamos para luego «liberarlos»: abandonarlos en un parque, dejarlos en una cafetería… con una pegatina que explique en qué consiste la iniciativa. Si la persona que lo encuentra sigue con el juego, nos llegarán por e-mail notificaciones de todo el recorrido que ha hecho el libro desde que lo «liberamos». ¿Funcionará, o será muy difícil dar con la persona adecuada?

Dejar un comentario

Nombres

Si algo me choca cada vez que leo una novela española actual son los nombres propios. Que un personaje de esos que inspiran grandes pasiones se llame, simplemente, Juan, Mónica o Fernando siempre me hace pensar: ¿sonarían en su día Albertine, Emma Bovary, Jay Gatsby o Clarissa Dalloway tan cotidianos como hoy Pedro o Raquel?

Dejar un comentario

Solo el recuerdo

No conocía la obra de Lucía Etxebarría. Beatriz y los cuerpos celestes, leído ahora, superado todo lo que se dijo en su día, me ha parecido un libro de alguien que tiene cosas que contar. He seleccionado estas líneas, que creo que condensan el sentido de la novela (y, de paso, dan buena muestra del estilo, aún sin pulir, de Etxebarría):

Comprendo que es absurdo volver sobre las pisadas del tiempo para intentar hallar lo perdido más allá de las grietas que se abran en la memoria, porque la vida sigue, y el destino trama sus intrincadas redes, y lo que buscábamos ha seguido creciendo y nunca más será lo que era, excepto en el recuerdo.

Es esa vieja historia del que quiere algo y al final lo consigue, pero ya no le sirve, porque todo ha cambiado. Las cosas, las personas, los lugares cambian, y también nosotros mismos. A menudo esperamos encontrar aliento o felicidad en un sitio, en unas palabras o en una persona. Y cuando por fin estamos en ese sitio o escuchamos esas palabras, sentimos la decepción, y la nostalgia del haber buscado eso felizmente, y de haberlo encontrado con tristeza. Es la decepción que protagoniza Beatriz, y que creo que a nadie le resulta ajena.

El próximo será más alegre : o )

Dejar un comentario

I said a hip

I said a hip hop the hippie the hippie

to the hip hip hop, a you dont stop

the rock it to the bang bang boogie say up jumped the boogie

to the rhythm of the boogie, the beat

Así es el estribillo de Rapper’s Delight, el tema de Sugar Hill Gang que las Ketchup han transformado en canción del verano. Es de 1979 y habla de casanovas, foxy ladies y coches caros. Hasta que llegó Diego rumbeando… ¿Queda alguien que no lo sepa bailar????

Aserejé ja de jé de jebe tu de jebere

sebiunouva majabi an de bugui an de buididipí.

Aserejé ja de jé de jebe tu de jebere

sebiunouva majabi an de bugui an de buididipí.

Dejar un comentario

Imaginaciones

Siempre he sentido una admiración sin límites por las tres grandes escritoras de la posguerra, no sólo por lo que han escrito sino por lo que su figura significa. Por las tres, sin favoritismos: Martín Gaite, Josefina Aldecoa y Ana María Matute. Tras leer una entrevista con esa ancianita de la fotografía siempre me quedo en paz conmigo misma. Sus novelas y sus cuentos siempre me recuerdan el poder salvador de la imaginación (y de la literatura).

Durante meses he andado en busca de una explicación a la alegría, que contraponía a la felicidad por lo que tiene, para mí, de búsqueda dentro de uno mismo. Y leer hoy esto me ha aclarado bastantes cosas:

Me he aferrado tanto a los sueños que a veces no me han dejado ver la realidad, y por eso me han tomado tanto el pelo y se han reído tanto de mí, y no es que yo no viera las cosas, no, es que no quería verlas. No estoy arrepentida; por lo menos me he salvado de otras cosas. No soy una mujer amargada. Con la mitad de lo que a mí me ha pasado en la vida, otras mujeres estarían amargadas; yo no lo estoy, tengo ilusiones, esperanzas y proyectos.

Dejar un comentario

Máquinas expendedoras de… libros

Es lo que han instalado en el metro de Barcelona, tal y como nos cuenta El País. El precio de cada libro oscila entre los 4,80 y los 8,50 euros. Son títulos de la colección Punto de Lectura: Memorias de una geisha, La carta esférica, La fiesta del Chivo… siempre obras de gran éxito, esas que tanto vemos leer en el metro y el autobús, precisamente.

Dejar un comentario

Sugar Kane

Se suele decir que hoy Marilyn sería considerada una mujer gorda. ¡¡¡Hasta ahí hemos llegado!!! He encontrado dos frases suyas que dan una idea del verdadero significado que debería tener la belleza en nuestra vida:

Nadie me dijo que era guapa cuando era pequeña. A todas las niñas les tendrían que decir que son guapas, incluso si no lo son.
Quiero envejecer sin cirugía. Quiero tener la valentía de ser fiel al rostro que he creado.

(En pocas ocasiones podemos celebrar dos efemérides con una sola imagen).

Dejar un comentario

Turismo rural

Cuando nos sentábamos a desayunar, croaba una rana en el jardín (…) Al segundo día separé unas ramas que había cerca de la mesa y descubrí un artefacto croedor mecánico que se activaba ante la presencia humana (…) Y el pan de leña no era de leña ni las magdalenas del desayuno eran de la abuela, sino las magdalenas Ortiz de toda la vida…

Así es el fiasco del turismo rural visto por Juan José Millás hoy en la última de El País. Estas vacaciones he visto ranas auténticas (y de las grandes) cerca del río, he comido magdalenas del día, y he vivido, como tantos veranos desde que nací, en una casa con muros de casi un metro de ancho en medio de un parque natural. Castellón promociona sus playas, pero no su interior montañoso. Por mí, que siga así : o )

Dejar un comentario

Las nieves del Kilimanjaro

… Hola, soy la Hormiga. He vuelto. Lo he intentado, pero ha sido inútil, no he conseguido resistir tantos días sin conectarme y publicar. Gracias, prima, por esos bonitos posts sobre El principito, Emily, Argentina y Jezulín (!!!).

Sólo he leído algunos relatos de Hemingway, que me han convencido aún más de lo tramposo que era como escritor. El andamiaje está demasiado a la vista, usa algunas trucos de principiante, ¿o será un problema mío? ¿qué me habrá hecho? Parezco un crítico frustrado : o ( Creo que él mismo era consciente de algunas de sus torpezas y limitaciones, veamos:

Ya no escribía nunca las cosas que había dejado para cuando tuviera la experiencia suficiente para escribirlas. Y tampoco vería su fracaso al tratar de hacerlo. Quizá fuesen cosas que uno nunca puede escribir, y por eso las va postergando una y otra vez. Pero ahora no podía saberlo, en realidad.

Es un fragmento de Las nieves del Kilimanjaro con el que, imagino, intentaba justificar algo (pero sólo imagino).

Dejar un comentario