Saltar al contenido

R.E.S.P.E.C.T.

Un niño ama; el adulto respeta. El respeto vale más que el amor.

Leo, a deshora, Las aventuras de Augie March, de Saul Bellow, que escribió uno de los libros de mi vida: More Die of Heartbreak. Mi idea es que se aprende a respetar con los años. Es una satisfacción ver que la capacidad de respeto de los demás hacia uno crece a medida que crecen los demás y uno mismo. Quizás cierto tipo de respeto sólo sea posible con un grado de madurez. Me intriga el respeto que podremos sentir y despertar cuando seamos mayores.

Para mí un síntoma claro de inmadurez es dejar de respetar a las personas a las que piensas que tienes ganadas. No hablo del abuso de confianza, que es una variación más de la perversidad. Henry James lo explicaría como nadie. Amar es grande, amar y respetar es sublime.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.