Saltar al contenido

Londres

Apenas voy a museos, ni estoy al tanto de dónde están alojadas las obras maestras de la pintura y la escultura. Por eso al caminar por la Tate Modern y darme casi de bruces con El beso, de Rodin, casi sentí escalofríos. No esperaba que estuviera allí. Todavía dudo si era el original o una copia. Eché en falta poder escudriñar las caras y los cuerpos desde arriba, ¿cómo no se les ha ocurrido?

En siete días sólo he visitado la Tate Modern y la National Gallery, donde me llené de alegría al ver, en vivo y en directo, El matrimonio Arnolfini, de Van Eyck. Ese cuadro me lo llevaría a casa. El resto del tiempo me he dedicado a vivir en Londres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.