Saltar al contenido

Mentirosa

Aprendí a mentir con la imaginación, a inventar con la imaginación.

Lo ha dicho Nélida Piñón en una reciente entrevista publicada en Qué Leer. A mí no me cuesta mentir, he mentido tanto que ya no hay marcha atrás. No grandes mentiras, sino pequeñas invenciones, en general agradables y siempre a medida del interlocutor. Me pregunto: ¿sin imaginación se puede mentir? Y si para mentir hace falta imaginación, ¿tienen razón quienes me dicen que utilice mis fantasías para hacer algo creativo en vez de para maquinar mentiras?

Siempre digo: Homero, yo no existo si tú no existes.

En este post también he mentido un poquito…

Un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.