Saltar al contenido

Piedra y polvo

Mirando las tristes lontananzas, sentía la impresión de mascar polvo y manosear tierra seca, y se le crispaban las manos.

¿Alguien usa hoy la palabra «lontananza»?

[En Madrid] el campo no era campo, era un desierto; ¡todo pardo!, ¡todo seco! Se le apretaba el corazón, y se tenía una lástima infinita. «¡Yo debía haberme muerto sin ver esto, sin saber que había esta desolación en el mundo! (…) Estas leguas y leguas de piedra y polvo».

A mí también se me crispan las manos, y además me da dentera, cuando veo tierra seca y polvo. También siento mucha sed.

Las citas son de Doña Berta (1892), de Clarín.

Un comentario

  1. nán nán

    Pues a mí se me metió el desierto en el corazón, para siempre (no el de arena, sino el de «todo seco»), desde que de niño, en los veranos, me alejaba de la colonia cercana a Alicante donde los pasábamos y me perdía por las desolaciones. Como era todo pequeñas subidas y bajadas, crestas y barrancas, no estabas a la vista.

    Los escorpiones bajo las piedras y la soledad (con los amigos). El sonido puro y preciso de las voces cuando, como mucho, se oían las cigarras.

    Todo puede ser hermoso.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.