Saltar al contenido

Exceso de ternurismo

Durante la juventud uno piensa tan sólo en su propia rebeldía, pero ahora uno se pone en la piel de la madre o del padre, y eso me permitió descubrir todo el amor que había debajo de sus propios miedos. La poesía es el matiz. De pronto reflexionar sobre un padre o una madre llena todo de matices. Me he podido poner muy bien en su piel y en su sacrificio. Esto me conmueve y he tenido que usar mis defensas para no caer en un excesivo ternurismo.

Luis García Montero en Babelia.

A mí me ha dado un ataque de ternurismo al leer esto, excusable porque no voy a dar detalles aquí por escrito. García Montero me gusta cuando escribe y cuando habla. Tampoco difiere demasiado una voz de otra…

Hablando de ternurismos, ¿por qué ahora todo el mundo es tan ostensosamente tierno, afecturoso y efusivo, y de una forma tan afectada? Los españoles no éramos así… ¿Tienen la culpa las series norteamericanas, las de adolescentes y los grandes hermanos? Es como si se hubiera decidido por unanimidad manifestar la felicidad cada segundo de nuestra vida, en vez de expresarla solo en momentos muy concretos y sublimes. El resultado es que nos volvemos idiotas (con perdón).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.