Saltar al contenido

Barroco

El olor del talco, la exuberancia de una sandía rota en pedazos o la acidez del zumo de uvas exprimidas con furia/lujuria: son las sensaciones que me llevé a casa después de asistir a la representación de Barroco en el teatro Fernando Fernán Gómez.

Alguien que no conozca Las amistades peligrosas, ¿entenderá por qué hay tanta virulencia en la relación que une a Valmont con la marquesa de Merteuil? El perverso apego que se tienen no decae a lo largo de la función. Nunca empieza y nunca termina, como tantas otras cosas que nos recuerda El Navegante en sus apostillas.

Quería ver a Blanca Portillo en el teatro y salí admirada. Fueron casi dos horas sintiendo de forma extrema y clamorosamente convincente.

Qué pedante me ha quedado. En resumen: repetiría.

Un comentario

  1. Paco Zafra Paco Zafra

    Yo también fui a verla y me encantó ;-). Por suerte las manchas de sandía salieron fácilmente de mi camisa.
    El muro polimórfico me pareció de lo más original y el 4º actor en escena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.