Saltar al contenido

La elegencia del erizo

Todas las familias felices se parecen; las familias desdichadas lo son cada una a su manera.

No sabía que La elegancia del erizo, de Muriel Barbery, le debía tanto a Anna Karenina. La devoción por la novela de Tolstoi vincula a sus personajes, y va tiñendo de crudo romanticismo cada paso que dan.

Sin casi darme cuenta, el recuerdo de Anna Karenina me fue nublando la lectura, presagiando lo peor.

Hemos renunciado a conocer a la gente, nos limitamos a conocernos a nosotros mismos sin reconocernos en esos espejos permanentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.