Saltar al contenido

Categoría: Podcasts

Vengarse procrastinando

Todo tiene un nombre. Acabo de saber que ese ratito de la noche que dedicas a tus aficiones, y que si te despistas te quita horas de sueño, se llama revenge bedtime procrastination.

Te vengas porque no tienes tiempo para ti durante el día, ya que estás ocupándote de tareas y/o personas, y retrasas la hora de acostarte.

Se lo escuché a una doctora especializada en burnout parental en The Motherly Podcast.

Dejar un comentario

Bradley Cooper reflexiona

Bradley Cooper
Bradley Cooper

Las peores entrevistas se hacen en el podcast Smartless, conducido por tres actores/cómicos: Jason Bateman (Ozark), Will Arnett (Lego Batman, 30 Rock) y Sean Hayes  (Will & Grace). Son tan malas que resultan adorables. No me pierdo una.

En el último episodio (el número 100) entrevistan a Bradley Cooper. De toda la charla, tan caótica como todas en este podcast, he extraído un mantra para esta maternidad/paternidad tan autoexigente del siglo XXI: compórtate con tus hijos, o delante de ellos, de forma que de mayores no tengan que ir a terapia por tu culpa.

Es mi reflexión después de oír a cuatro chiflados hablando de todo lo que se les pasa por la cabeza 🙂

Dejar un comentario

Expectativas y ¿resentimiento?

Expectation is resentment waiting to happen

Traducción libre mía: expectativa es lo que va antes del resentimiento.

La frase la dijo Bonnie Raitt en el podcast de Marc Maron. No es suya sino de la escritora Anne Lamott.

Entrando en teoría de la traducción, entre resentment y resentimiento no hay una equivalencia natural, aunque estén cerca y entendamos lo que quiere decir Bonnie Raitt: no tengas muchas expectativas, así no acabarás frustrado y disgustado.

Resent diría que ahora se usa coloquialmente en inglés con el sentido de molestar, irritar, incluso decepcionar; y se refiere a personas o seres vivos más que a situaciones. Marc Maron en uno de sus monólogos decía que prefería los gatos a los perros porque a los perros los notaba tan demandantes y necesitados de mimo: «I resent them» es lo que le provocaban. Esto yo lo traduciría como una mezcla de agobiar, incordiar y coger manía.

Volviendo a la frase de Anne Lamott, pienso en que hoy he llegado a los 101 borradores en este blog, es decir, cien historias -por llamarlas de alguna forma- sin publicar. Las expectativas de publicarlos estaban ahí, si no, no los hubiera dejado en borrador. Revisando por encima, hay de todo: muy extensos, hiperbreves, listos para publicar… y están algunos que no sé qué me impulsó a escribirlos. Definitivaemente, era otra etapa.

Pero, ¿siento resentimiento? Puede, pero más bien hacia mí misma, y hastío de este intentar publicar algo y, al final, nada.

Dejar un comentario

Siete tipos de cansancio

Escuché en este podcast que hay siete tipos de cansancio. Me reconfortó la idea, porque a veces nos sentimos cansados y alguien nos dice «si llevas todo el día sentada» o «si has dormido nueve horas» (no suele ser el caso), y por lo general tienen razón.

Estos son los tipos y la visión que tengo de ellos:

Físico: el que todos entendemos por cansancio. El cuerpo se queda sin energía después de mucho esfuerzo y/o actividad.

Mental: cuando el sobreesfuerzo ha sido intelectual. La cabeza necesita un respiro después de sacar adelante mucho trabajo en poco tiempo, o haber resuelto una tarea muy compleja o, en mi caso, cuando me paso de la raya leyendo el libro que sea que tengo entre manos.

Para mí esos dos cansancios, el físico y el mental, son universales y nos atacan a todos en algún momento. ¿Quién no acaba agotado física o mentalmente después de trabajar en exceso, sea con el cuerpo o con la mente?

Pero los otros cinco no los experimentamos todos de la misma forma. A mí, que no psicóloga ni neurocientífica pero me intriga infinitamente la naturaleza humana, me suenan conceptos como PAS (personas altamente sensibles), sobrecarga sensorial, fobia social, bloqueo creativo… y por ahí van los tiros.

Estos son los otros cinco tipos de cansancio:

Emocional: cuando los sentimientos son tan intensos que no te queda energía para más. Y te duermes (en mi caso). He comprobado que las emociones fuertes crean adicción. Cuando en una familia pasa algo grave, hay cierto instinto de seguir echando leña al fuego para que no decaiga la emoción. Sin pretenderlo me he entrenado para oler a los azuzadores y mantener las distancias para no quemarme yo de pura furia.

Social: si eres introvertido (y no necesariamente tímido, que ese es otro rasgo) necesitas tiempo contigo mismo. De acuerdo, todo el mundo puede necesitar tiempo consigo mismo, pero algunos más que otros. Es como ir a la gasolinera para poder seguir circulando. Cuesta comunicarlo sin poner a los demás a la defensiva, pero lo cierto es que este cansancio es muy común y de fácil reparación (a menos que tengas niños pequeños y poca ayuda).

Sensorial: este cansancio a mí se me ha acentuado con los años. O tal vez con los niños, porque percibo cierto trauma en la idea de no poder calmar un llanto o una rabieta. Interiormente me pongo frenética si hay exceso de ruido, o de gritos, o de las dos cosas a la vez (gente gritándose y moviéndose sin parar), lo que en inglés llaman roughhousing. Estoy trabajando en ello.

Creativo: no hace falta ser artista, basta con que se te agoten las ideas para sentir cansancio creativo. Ejemplo: cuando llevas doce horas inventando entretenimientos para niños y no queda en ti nada más que ofrecer. O cuando intentas ayudar a alguien que no se deja ayudar, y te agotas.

Espiritual: me cuesta más entender este tipo de cansancio, porque no me siento ni religiosa ni espiritual. Debe de ser algo así como que has perdido de vista el faro que te guía, y debes parar y buscarlo antes de seguir avanzando.

1 comentario

Energía

Alan Alda tiene un podcast: Clear & Vivid.

En paralelo a su trabajo de actor, Alda lleva años ayudando a acercar la ciencia a todos los públicos… todas las ciencias. Para ello llegó a fundar el Alan Alda Center for Communication Science.

En el podcast charla con los invitados más diversos, el último de ellos el rabino Steve Elder. Repasando formas de enfrentarse a la muerte, propia y ajena, comparten algunas historias que van directas a mi repertorio de ideas en vías de desarrollo:

  • Unos hijos tenían listas dos lápidas juntas, una para su padre y otra para su madre. En la de la madre escribieron como epitafio «Nos inspiró con su energía»; en la del padre, «nos agotó con su energía».
  • Cuando alguien hace o ríe un chiste en un funeral es señal de que está listo para sobrevivir a la pérdida.
  • Todo el mundo muere tal como es, siendo él mismo.
  • Alguien que está muriendo no quiere que le visites por quedar bien. Quiere que vayas, estés presente y le trates como siempre.
  • Nadie quiere tu mierda: seguramente lo que hayas coleccionado no lo quiera nadie cuando te mueras (actualización 31 agosto 2021: lo que comenta Isabell Allende en el  podcast de Adam Buxton sobre lo difícil que fue distribuir todo lo que dejó su madre al morir)

(Post autocensurado, las partes más cómicas pierden mucho al traducirlas)

Dejar un comentario

¿Margaret Atwood o Peggy?

La autora de El cuento de la criada, Margaret Atwood (1939) se define a sí misma como experta mundial en procrastinación en el podcast Worklife with Adam Grant.

Explica que ella procrastina en cualquier momento y lugar, y que, ya que lo hace, se asegura que sea de la mejor forma posible. Por eso ha desdoblado su personalidad: Margaret escribe, y Peggy hace todo lo demás.

Describe con una imagen la procrastinación: quieres meterte en el agua, sumerges un pie y está fría. Entonces esperas, vuelves a meter el pie y sigue fría. Y así hasta que la temperatura te convence y por fin te bañas.

Al final entre los expertos hay consenso: no procrastinamos para no hacer una actividad, sino para evitar el sentimiento o sensación que nos provoca.

Dejar un comentario

En el fondo pensamos igual

No queremos ir contra la ciencia.

No queremos pasar por ignorantes.

Nos juzgamos, nos avergonzarnos unos a otros… cuando en el fondo probablemente pensamos igual.

Lo comentaba Jonathan Safran Foer en el podcast Armchair Expert al tratar temas de sostenibilidad. Y viene a cuento ahora que todos somos epidemiólogos, viróligos y médicos.

Safran Foer ha escrito (entre otros) dos libros que ya desde el título son un revulsivo, aunque se pierden muchos matices en la traducción:

Eating animals (2009, traducido como Comer animales: se pierde el concepto de que somos animales comiendo otros animales). Hay un documental basado en este libro.

We Are the Weather: Saving the Planet Begins at Breakfast (2019, traducido como Podemos salvar el mundo antes de cenar: se pierde la idea de que el tiempo cambia por nuestra acción, entre otras).

Dejar un comentario

Pamela Adlon y el edadismo

Pamela AdlonContaba Pamela Adlon en Unqualified, el podcast de Anna Faris, que pasó mucho tiempo desesperada por borrar su fecha de nacimiento en IMDb, por miedo a que no la llamaran para ningún papel. Dice que casi olvidó su edad real de tanto falsearla.

Aunque conocía a Pamela de dos series –Californication y la ahora innombrable Louie-, no sabía que tenía una trayectoria sólida como actriz de doblaje de personajes de animación, por ejemplo en King of the Hill. Su voz es realmente muy reconocible.

Al igual que su personaje de Better Things, que emite ahora HBO, Adlon tiene tres hijas. Y dice que es mejor madre ahora que hace 23 años, cuando nació la mayor. Motherhood goals.

Dejar un comentario

Peggy y Betty

Peggy (Elisabeth Moss) y Betty (January Jones) en Mad Men
Peggy (Elisabeth Moss) y Betty (January Jones) en Mad Men

January Jones hizo una audición para el papel de Peggy Olson en Mad Men, y por supuesto fue descartada y lo interpretó Elisabeth Moss.

Matt Weiner, creador de Mad Men, le comentó que era demasiado guapa para el papel. Pero le interesó para la serie y desarrolló el personaje de Betty Draper pensando en ella.

Inicialmente eran reluctantes a mostrar el lado familiar de Don Draper, de ahí que no existiera el personaje de Betty.

Lo contó January Jones en el podcast Armchair Expert.

Dejar un comentario

Un buen pan

Sin entrar en temas de nutrición, pseudociencias y remedios holísticos -bastante hay ya escrito por ahí…- me gusta esta forma tan gráfica que usa este doctor para explicar cómo es un buen pan saludable de grano integral: es aquel que, como algunos alemanes, más que con cuchillo hay que cortarlo con un cortafiambres.

Si pisas el pan y no se aplasta, entonces te lo puedes comer.

Lo explica en The Goop Podcast.

Dejar un comentario