Saltar al contenido

Etiqueta: Vulcano

Las canteras de Campobianco

Olvidé hablar de este mágico enclave de Vulcano. En Campobianco los acantilados son de color arena porque en su día se excavaron para extraer piedra pómez.

Todavía quedan viejas estructuras de hierro y oxidados muelles que le dan un aire algo mad-maxiano atenuado por el mar de intenso color turquesa. Una maravilla verlo de cerca desde el barco.

Siracusa, 20 de abril de 2010

20110422-093455.jpg

Dejar un comentario

Vulcano apesta

En un impulso de turista irreflexiva he acabado en una excursión organizada a las Islas Eolias. Mi ilusión era ver Stromboli pero tenía que ser una gélida visita nocturna para apreciar bien las explosiones volcánicas, así que la reservo para mi próxima incursión en la zona.

A bordo del Eolian Queen y junto a un centenar de alemanes de la tercera edad he disfrutado mínimamente de dos islas: Lípari y Vulcano, ambas fácilmente avistables desde el puerto de Mizzano.

Lípari es la más grande de las Eolias y apenas he visto la catedral y el circuito turístico de su capital, Lípari. En Corso Vittorio Emanuele he probado por fin los arancini en Mancia e Fui, el take away de Liborio, primo del dueño de la azienda agroturistica en la que me alojo, Villa Rica. También pizzetas y dos o tres variedades más de empanadas: con mozzarella, parmesano, proscuto… ¡riquísimas! Cómo nos gustan en el Mediterráneo los «bollos salados» rellenos, aunque en el Levante español nunca llevan queso.

Y Vulcano ha sido lo mejor del día, con una pequeña reserva: huele muy mal. Ya cuando el barco atraca te choca el fuerte olor, pero al bajar y pasar por la piscina de barros sulfurisos te quieres morir. Por dos euros te embarras y enazufras al pie del volcán, porque Vulcano sí que es un volcán. Aunque desde el siglo XIX no ha entrado en erupción, se mantiene lo que llaman actividad secundaria. Allá arriba, en el cráter, la fumarella se ve desde un kilómetro de distancia. Y ya en la isla ves personitas en lo alto admirándola de cerca. Esto también me lo apunto para la próxima visita.

Por supuesto, me he bañado en una de las pocas playas de Vulcano, junto al Puerto de Levante. Aquí y allá, ya dentro del agua, brotan burbujas de azufre y huele muy, muy mal. Todo sea por mi cutis…

Para terminar la singladura, el comandante Bartolo ha acercado dramáticamente el barco a las formaciones rocosas que emergen al sur de Vulcano. Y los alemanes disfrutando como nunca, tanto meneo sobre el agua parecía un baile de despedida.

Patti, 19 de abril de 2011

20110422-093206.jpg

[slickr-flickr type=»gallery» tag=»islas eolias» photos_per_row=»4″ items=»20″ align=”center”]

Dejar un comentario